Categorías
Categorías

Un desahucio en 1733

Pedro Sánchez-Prieto

El trabajo directo en los archivos permite recuperar documentos que contienen información valiosa sobre la lengua del pasado, lo que, tal y como pensamos nosotros, resulta imprescindible para entender la de ahora. En el Grupo de Investigación de “Textos para la Historia del Español” (GITHE) de la Universidad de Alcalá llevamos a cabo desde hace más de 20  años una indagación en archivos de diferentes provincias españolas peninsulares para seleccionar y, luego, transcribir, piezas desde los inicios de la escritura romance (s. XII) al s. XIX. De este modo, hemos contruido el corpus CODEA, que continúa incrementándose día a día. En una escala regional, de manera que sea posible tener una visión más cercana, trabajamos desde 2016 en el examen de fondos documentales de la Comunidad de Madrid. Es este el proyecto ALDICAM (Atlas Lingüístico Diacrónico e Interactivo de la Comunidad de Madrid). Hasta ahora se han transcrito más de 800 documentos tanto de la capital como de otras 59 localidades. Ello permitirá, o así lo esperamos, conocer mejor la evolución del lengua de esta Comunidad a lo largo del tiempo. Pero con ser este el interés principal del proyecto, no podemos ignorar la valiosa información que estas piezas nos proporcionan sobre la vida de los pueblos y su cotidianidad: los trabajos del campo, el carboneo, la recogida y transporte de leña, la ganadería y los animales domésticos, la vivienda, el vestido, las costumbres, las creencias, y, también, cómo no robos, peleas y otros actos violentos.

Una de las últimas localidades en la que hemos indagado ha sido Loeches. Sus fondos municipales se encuentran en depósito, como los de otras poblaciones de la provincia, en el Archivo Regional de la Comunidad de Madrid. El interés de sus materiales es notable por la gran variedad de temas. Solo en una caja, la 96008, se encuentran escritos sobre la vendimia por manos ajenas, el robo de los “zerdos pequeños de leche”, una ordenanza sobre el pan, o sobre la carnicería, o sobre los efectos de la irrupción de la justicia en la casa de un pobre hombre que estaba siendo purgado y “se le arrebató la purga a la cabeza de manera que se puso demente”, y “a resurtas” se armó un gran “arboroto”, sin que falten las críticas de unos padres al maestro (1762).

Nos ha llamado la atención un documento de 1733 (nº 35 de la citada caja) por el que se ordena el desalojo inmediato de una vivenda en esta localidad. Pero mejor dejemos hablar a los protagonistas de esta historia con sus propias palabras:

Auto. Notifiqué a don Pedro Salzedo que, dentro de dos oras de como se le iziesse notorio este auto, desucupe la cassa en que bibe, propia de María Notario, y ponga las llabes de ella en poder de su merced dentro de el mismo término. Y de lo contrario haciendo, su  merced, con la gente necesaria, pasará a despojarle de dicha cassa y a castigarle por inobediente a lo que aya lugar en derecho.

Lo mandó el señor Juan Díaz de Yela, alcalde ordinario por el estado general de esta villa de Lueches. En ella, a cuatro días de el mes de julio, año de mil setecientos y treinta y tres. Y lo firmó.

Juan Díaz de Yela.

Ante mí, | Francisco de Ita.

[margen: En la dicha villa de Lueches, en dicho día, mes y año, | yo el escrivano notifiqué el auto antecedente a don | Pedro Salzedo, vecino de esta villa, en su perso|na, siendo como a ora de las seis dela tarde, | de que doy fee. Ita].

Como indica la acotación situada en el margen izquierdo, el texto es un auto[1], que el DLE define como “resolución judicial motivada que decide cuestiones secundarias, previas, incidentales o de ejecución, para las que no se requiere sentencia”. En este caso, se trata, efectivamente, de una resolución ejecutiva por la que se emplaza al vecino de Loeches, Pedro Salzedo, para que abandone la casa en la que vive, propiedad de María Notario.

El auto nos permite conocer algunos aspectos de la impartición de justicia en Loeches en el s. XVIII. La autoridad de la que emana la orden contenida en el auto es el alcalde ordinario. Según el citado artículo (v. nota 1), los alcaldes ordinarios “ya fuesen de designación señorial o municipal, eran los tribunales ordinarios de primera instancia allá donde no hubiese sido instaurado un tribunal a cargo de un alcalde mayor o corregidor”. En este caso, representaba al estado llano, llamado también “tercer estado”, y correspondía a los que en la tradición medieval eran llamados pecheros, es decir, los vecinos que soportaban sobre sus espaldas toda la carga fiscal en el Antiguo Régimen, y que estaba constituido por aquellos que no tenían exenciones fiscales, por no ser nobles, ni siquiera hidalgos, que era el grado más bajo del estamento nobiliario.

En el procedimiento legal es el “alcalde ordinario” o juez Juan Díaz de Yela el que da la orden al escribano, Francisco de Hita para que notifique el mandamiento judicial a Pedro Salcedo. El escribano mismo escribe de su puño y letra el auto y la diligencia de cumplimiento, es decir, la nota por la que asegura haber ejecutado la orden. El escribano se refiere al juez con el título, habitual todavía en el s. XVIII de su merced, y utiliza los recursos formales que se esperan en un escrito de esta naturaleza, es decir, se presenta “en forma (de derecho)”, lo que contribuye a certificar su validez, así como las firmas del propio Francisco de Hita o Ita y de Juan Díaz, que son los elementos principales de validación. A ello se añade el que la “materia escriptoria”, es decir, la hoja de papel que sirve de soporte a la escritura esté timbrada con el “sello cuarto” de ese mismo año de 1733, con valor de veinte maravedís.

Hay que notar que el escribano tiene una letra que puede parecernos irregular, en contraste con la de otros de su oficio que ejercen por la misma época, que utilizan unos preciosos trazos itálicos de pequeño formato. El dominio de una letra armónica se asocia a pericia profesional, aunque no necesariamente es indicio de buen dominio del oficio. De cualquier modo, en esta profesión, como en cualquier otra, no todos eran igual de competentes. No es forma del todo vulgar en esta época desucupe, aunque los más cultos escriben desocupe. La variante aquí consignada se explica fácilmente por la influencia que la [u] tónica de la sílaba que sigue ejerce sobre la átona precedente.

Aunque en el análisis de cualquier texto se ha de poner el acento en lo que aparece expreso en el mismo, aquí podría llamar la atención, por defecto, la palabra deshaucio.  En el NTLLE la primera documentación de desahuciar que encontramos corresponde al Diccionario de la RAE de 1732, solo un año anterior a nuestro auto. Los sentidos que señala a la palabra son “quitar toda esperanza de vida, determinar no hallar la medicina esperanza de salud en el enfermo” y “despedir el ganado de la dehesa donde pastaba, por haverse cumplido el término del arrendamiento”. Desde esta acepción pudo pasarse a la de “dicho de un un dueño o de un arrendador, despedir al inquilino o arrendatario mediante una acción legal” (DLE). Es el Diccionario académico usual de 1791 (en NTLLE) el primero que hemos encontrado en el que se incluya el sentido moderno (“despedir al inquilino o arrendador para que cumpla su arrendamiento”[2]). Pero, ¿de donde procede esta voz? El DCECH de Corominas y Pascual explica esta palabra a partir de la voz antigua hucia, evolución, a su vez, de fiuzia (cf. it. fiducia ‘confianza’), palabra corriente en la Edad Media, y que deriva de de fedem. De manera que desahuciar es el resultado de perder la fe o la confianza en alguien, en este caso, en que vaya a pagar la renta.

Ignoramos si Pedro Salcedo desucupó la casa de María Notario en las dos horas a que lo emplazaba el auto de “su merced” el juez Díaz de Yela, así como las circunstancias que motivaron esta diligencia judicial. Hoy, tras los deshaucios se esconden penosas circunstancias personales, pero, de momento, no hemos encontrados más piezas de este proceso ocurrido en 1733. Con todo, basta buscar en Google para saber que los Salcedo son una familia arraigada desde antiguo en Loeches. Los documentos, son, pues, una fuente de información impagable sobre la vida cotidiana de antaño.

Pero hemos hablado hasta aquí como si los lectores -caso de haberlos- hubieran visitado esta villa madrileña: Loeches se encuentra en el sureste de la Comunidad de Madrid. Para lo que ahora importa, en el camino de Alcalá de Henares a Arganda del Rey. Aquí el topónimo aparece de la manera todavía corriente en el s. XVIII, Lueches[3], suponemos que pronunciada Lu-é-ches y no Lué-ches, forma la primera fácilmente explicable por la rareza en español de la secuencia [oe]. En la página web del ayuntamiento se ofrecen algunos datos sobre la historia de Lueches, y, para lo que aquí se rastrea importa retener que hasta la abolición de los señoríos en el s. XIX perteneció a los herederos del Conde Duque de Olivares. Pocos hechos podían condicionar más la vida de un pueblo como pertener a Don Gaspar de Guzmán. Pero esto es ya otra historia. Y para conocerla, nada mejor que acercarse a esta noble villa. Seguro que los lectores no se arrepienten.

Imagen: Fotografía del documento del desahucio (ARCM 96008, 35). 

Cómo citar esta entrada:

Sánchez-Prieto Borja, Pedro (2019): “Un desahucio en 1733”, HypoTextoR / TextoR. Blogs del Grupo de Investigación Textos para la Historia del Español (GITHE). Recuperado de [link]

Esta entrada apareció el 3 de abril de 2019 en Textorblog.

Referencias:

DCECH = Corominas, J. y J. A. Pascual (1980-1991). Diccionario Crítico Etimológico Castellano e Hispánico. Madrid: Gredos.

DLE = Real Academia Española de la Lengua: Diccionario de la Lengua Española. <http://dle.rae.es/?w=diccionario>.

NTLLE = Real Academia Española de la Lengua: Nuevo Tesoro Lexicográfico de la Lengua Española.<http://www.rae.es/recursos/diccionarios/diccionarios-anteriores-1726-1992/nuevo-tesoro-lexicografico>

[1] Sobre el funcionamiento de la justicia en el Antiguo Régimen, aunque en concreto para los ss. XVI-XVIII, pero válido, en general, para el XVIII, veáse el artículo de Pedro Luís Lorenzo Cadarso, “Los tribunales castellanos en los siglos XVI y XVII: un acercamiento diplomático”, Revista General de Información y Documentación, Vol. 8. n. 1. (1998), pp. 141-169.

<https://revistas.ucm.es/index.php/RGID/article/download/RGID9898120141A/10810>

[2] No resulta claro el sentido de “para que cumpla su arrendamiento”.

[3] Sobre la etimología preferimos, al menos por ahora, no conjeturar. Nuestro objetivo es presentar solo datos fidedignos.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.